Ser propietario de una propiedad (casa o apartamento), en la Costa Brava (Empuriabrava, Roses) también es descubrir eventos culturales como la fiesta Sant Jordi
Ser propietario de una propiedad (casa o apartamento), en la Costa Brava (Empuriabrava, Roses) también es descubrir eventos culturales como la fiesta Sant Jordi
04/06/2014

El día 23 de Abril se celebra en catalunya (Empuriabrava, Roses, Costa Brava) la “Diada de Sant Jordi”, día de la rosa y del libro, y patrón de Catalunya. Esta diada es para Cataluña una fecha semejante al San Valentín para muchos españoles. Es costumbre que las parejas se regalen una rosa y un libro. Antiguamente el amado regalaba una rosa a su enamorada y la amante un libro a su enamorado. Con el tiempo, pero, esta tradición ha cambiado y los libros y rosas se regalan indistintamente sea mujer u hombre, amantes, amigos, compañeros de trabajo o familiares. La rosa simboliza aprecio o amor, en su sentido más amplio. No obstante, el día de Sant Jordi es mucho más que el día de los enamorados en Catalunya. Es un día en que confluyen, al mismo tiempo, amor, literatura, cultura, fiesta, color, y un histórico sentimiento patriótico, convirtiéndose, a través del tiempo, en una fiesta tradicional, pacífica, popular y emotiva que exalta unos valores tan humanos como el amor y la cultura. Es por lo tanto, una fiesta de participación popular con unas características probablemente únicas en el mundo, tal vez, entre otras cosas, porqué es un día festivo, que los catalanes celebran trabajando. Sant Jordi, además de ser el patrón de Catalunya, también lo es de Aragón, Portugal, Inglaterra, Lituania, Grecia, Rusia, así como de muchos otros lugares.

Durante esta jornada, las calles y plazas de prácticamente todos los pueblos y ciudades de Catalunya se visten y engalanan de senyeres, libros y rosas. La síntesis de todo ello la encontramos con el obsequio de una rosa en la que se unen varias características: una única flor, que simboliza la exclusividad del amor por parte del enamorado; el color rojo de la rosa, que simboliza la pasión; la espiga de trigo, que simboliza la fecundidad; y el lazo con la senyera, como exponente de un sentimiento nacional histórico y arraigado. Esta tradición, nace desde mediados del siglo XV. Sant Jordi es para los catalanes el héroe protector que venció al dragón y salvó a la princesa, símbolo de la victoria sobre el mal. Según la leyenda, cuando el malvado dragón iba a devorar a la princesa apareció el caballero Jordi que luchó contra el feroz dragón dándole muerte. De la sangre vertida por el dragón brotó un rosal de rosas rojas que el caballero cortó la más hermosa y regaló, como símbolo de amor, a la princesa.

La Generalitat de Catalunya en su dietario del 17 de Abril de 1456, declaró el día 23 de Abril públicamente como día de fiesta y dos siglos más tarde, el 1667, el Papa Climent IX aprobó oficialmente que el 23 de Abril fuera día festivo en Catalunya, a pesar de que en la actualidad sea día laborable. Hace tiempo, era costumbre que se representaran obras teatrales sobre la vida de Sant Jordi, bailes y procesiones. El día del libro, por su parte, empezó a conmemorarse el 7 de octubre de 1926, coincidiendo con el aniversario del nacimiento de Miquel de Cervantes. Posteriormente, esta fecha se pasó, en el año 1930, a la ya definitiva del 23 de Abril, día de su muerte. A partir de entonces, en Barcelona y, por extensión en toda Catalunya, este día que, coincidía con la fiesta del patrón, tomó un aire festivo y popular con paradas de libros en calles y plazas de pueblos y ciudades, además de festejos paralelos de música, teatro y danza. El 23 de Abril, además de Miguel de Cervantes, también murieron William Shakespeare y el prestigioso escritor catalán y empordanés Josep Pla. En el año 1995, la UNESCO instituye este día como el “Día Mundial del Libro y los Derechos de Autor”. Durante este día se venden miles de libros y millones de rosas en toda Catalunya. Es frecuente ver paradas de rosas y de libros con sus autores firmando autógrafos y dedicatorias. La máxima expresión de esta tradición la encontramos, sin lugar a dudas, en el centro de Barcelona y, más concretamente, en las populares Rambles. Hay que recordar que durante este día los libros, al contrario que las rosas, tienen un descuento especial.

Entonces, si usted está de vacaciones en Empuriabrava o en la Costa Brava, en su casa, chalet o apartamento en el Sant Jordi, es un buen momento para comprar un buen libro y, sobre todo, no olvidarse de la rosa para mostrar nuestro amor, aprecio o pasión, según cada caso, a nuestra o nuestro particular príncipe o princesa.